Calls: ¿cómo impactar con la multimedia?

Una serie que renueva el espectro audiovisual

Por Emilio Gola

Del radioteatro al podcast, el concepto de contar historias solo con voces y sonidos encontró su lugar en distintas épocas y, actualmente, en nuevos públicos a través de diferentes plataformas. Pero, ¿qué pasaría si algún tipo de imagen se uniera al audio? Esa es la apuesta de Calls, serie estrenada este año en Apple TV+.

En realidad, Calls tampoco es absolutamente original, porque se basa en la serie francesa del mismo nombre producida por Canal+. Sin embargo, solo el primer capítulo es una recreación americana de la versión europea. Dirigidos y escritos por el uruguayo Fede Álvarez, los restantes ocho episodios son originales y, en todo caso, parecen más una reversión de La dimensión desconocida (saga legendaria de la TV) que de otra producción. Pero lo más llamativo es el excelente uso de la animación combinada con efectos, sonidos, ruidos y diálogos: la multimedia rompe el molde. Ahora bien, ¿cómo lo hace?

Como todo buen producto audiovisual, Calls no depende de los efectos, de las voces de actores conocidos (Aubrey Plaza, Pedro Pascal, Rosario Dawson, Danny Huston, Lilly Collins y Nick Jonas, entre otros) o de jumpscares, sino de una mezcla que integra sus componentes hasta unirlos en un mismo camino: suspenso, terror y drama -con un breve pasaje de comedia- se viven tanto en las conversaciones como en las frecuencias y ondas de los llamados teléfonicos.

El recurso se resiente sobre el final, pero no agota. Es que cada historia tiene sus patrones, sus geometrías. Aquí, la matemática, la física y el juego de los campos 2D y 3D intervienen para crear metáforas de viajes en el tiempo, sucesos paranormales, clímax y eventos de tono apocalíptico. La experiencia multimedia nos envuelve sin perder sutileza.

¿Ejemplos? Una cárcel es un rectángulo conformado por esas frecuencias; los pisos de una casa se traducen en líneas de comunicación; los momentos metafísicos ofrecen distintos colores en conjunción con los matices en la voz y la atmósfera; y, si es necesario, un interlocutor permanece por fuera del llamado principal como un punto que, sabemos, volverá a entrar a escena.

Quizás, todo pueda ser observado cual obra de teatro, con sus actos, escenas y cuadros bien distribuidos entre ondas de radio y la materialización de lo que simbolizan las propias llamadas. Cinema 4D y After Effects, entre otros, son los softwares que pueden lograr este tipo de efectos, capaces de ser más que un acompañamiento del drama.

En resumen, la construcción de una película o una serie puede ir más allá de lo común sin dejar de ser comercial ni masiva. En este sentido, producciones como Chernobyl y videojuegos como Firewatch o Life is Strange ya han hecho uso de otro tipo de experiencias para atraer al espectador sin volverse efectistas: las comunicaciones de emergencia por el accidente del reactor nuclear, los diálogos por walkie-talkie y los aspectos interactivos de las fotografías, respectivamente, mostraron hay una ventana a otros puntos de vista tan tecnológicos como narrativos.

De nuevo, Calls no es una novedad total ni un hito de la industria audiovisual, pero su forma de presentarnos sus relatos sí marca un punto fundamental para quien quiera contar historias o, simplemente, encontrar algo distinto. Si es posible convertir llamadas teléfonicas en una idea más grande y compleja, el arte digital promete un futuro más que interesante.

Etiquetas: Animación Artículos Multimedia

Ver noticias por etiqueta: