Informes: (+54-11) 5032-0076 | Alumnos: (11) 5032-0055

Da Vinci

Mobile Nav

Los 10 Mandamientos: Adrián Santelices

No son Moisés, pero cerca: en “Los 10 mandamientos”, artistas, diseñadores, programadores y visitantes de la Escuela Da Vinci comparten 10 cosas favoritas, aquellas que nadie debería perderse.

Alias “El Santa”, nuestro historietista, ilustrador oficial y creador de Davinchitos ha sabido dar clases en el Curso de Formación Profesional de Realización Integral de Cómics. Ahora, y desde una galaxia muy, muy lejana (ok, es Europa), Adrián Santelices envía sus 10 recomendaciones. 

1 - Elegía, de Miguel Hernández. Fue la primera vez que me di cuenta de que el idioma no era solo para decir cosas, sino para decirlas bellamente:

"Yo quiero ser llorando el hortelano

de la tierra que ocupas y estercolas,

compañero del alma, tan temprano"

2 - Solaris, de Stanislaw Lem. Es un relato que habla del desamor, la esperanza y la incapacidad de comunicarnos más allá de nosotros mismos... Todo eso, pero con naves espaciales y un planeta que es un océano consciente.

"La fe inmemorial de los amantes y los poetas en el poder del amor, más fuerte que la muerte, el secular finis vital sed non amoris es una mentira, inútil y dolorosa. ¿Resignarse entonces a la idea de ser un reloj que mide el transcurso del tiempo, y cuyo mecanismo tan pronto como el constructor lo pone en marcha engendra desesperación y amor?".

3 - Lo sagrado y lo profano, de Mircea Eliade. En este libro, Mircea ("Mir", para los amigos) nos habla del concepto de lo sagrado, del tiempo mítico en oposición al tiempo lineal moderno desacralizado. No encontré el fragmento preciso, pero una de las partes que más me gusta del libro es una que dice algo así como "no existe ningún mérito en no ver detrás de cada árbol a un espíritu del bosque".

4 - La leyenda del indomable, de Stuart Rosenberg. Protagonizada por Paul-soy-una-escultura-griega-Newman, en esta películas está todo lo importante que tenés que saber en la vida. Un tipo que cae preso, inquebrantable, optimista y arrogante. Un tipo que apuesta que puede comerse 50 huevos duros. La escena de su charla con la madre es oro puro.

5 - Mort Cinder. Publicada en 1962, es una historieta de fantasía y misterio con algo de ciencia ficción. El guion es de Germán Oesterheld y está dibujada por el genial Alberto Breccia (en lo que, para mí, fue su mejor momento). Es el perfecto equilibro de clásico tratamiento del claroscuro y la experimentación expresionista. Oesterheld es uno de los guionistas de historieta más grandes en la historia del noveno arte (no exagero).

6 - All Star Superman; Kingdom Come; Superman. La primera fue escrita por Grant Morrison y dibujada magistralmente por Frank Quitely. La segunda es de Mark Waid, con dibujos de Alex Ross. "A mí me gusta Batman porque me identifico con el personaje" (leer esto con un dedo en la nariz y voz de bobo). Claro... ¿Seguro que te identificás con el hijo de un multimillonario, cabeza de un emporio económico que no es capaz de pagarse un terapeuta para sobreponerse a la muerte de sus padres? Yo me identifico más con el hijo de un granjero que intenta ser bueno. 

7 - El despertar de la criada, de Eduardo Sívori. Está en el museo nacional de Bellas Artes. El mejor desnudo femenino que vi. Un cuerpo ancho, fuerte, los pies grandes y castigados por la rutina diaria, los senos pesados y cayendo sobre la panza, y el pelo oscuro grueso y recogido sin cuidado. Hermoso.

8 - Buen día, día, de Miguel Abuelo. Muy, muy jipi, pero me pone de muy buen humor. 

"Embelesate ahora que estás vivo.

Este mundo era ya una loquería."

9 - Madame Bovary, de Gustave Flaubert. Empecé este libro por una recomendación, sin esperar nada ni estar muy entusiasmado. Me pegó una patada en la cara. Me encantó.

"No necesito ir a una iglesia a besar bandejas de plata y a engordar con mi bolsillo un montón de farsantes que se alimentan mejor que nosotros. Porque se puede honrarlo lo mismo en un bosque, en un campo, o incluso contemplando la bóveda celeste como los antiguos".

10 - Las amantes del vampiro. Primero, porque es una peli de la gloriosa productora Hammer que hizo del horror gótico un ícono del cine clase B. Segundo, porque es una adaptación de Carmilla, el libro de Sheridan Le Fanu, que le parte su mandarina en gajos a Drácula en cualquier momento del día. Tercero, porque aparece Peter Cushing (todos amamos a Peter Cushing). Y, finalmente, porque está protagonizada por Ingrid Pitt, una belleza polaca de los 70 (que también apareció en Dr. Who). Sangre fucsia, sicalipsis, escenarios teatrales y vampiros. ¿Qué más se puede pedir?

Etiquetas: Ilustración y Comics Los Diez Mandamientos

Navegación Móviles